Domingo, 19 agosto 2018
Agrandar texto Resetear texto Disminuir texto
General
<< Volver
24/05/18
Teror pierde a Antoñita, la conocida vendedora de castañas tostadas
24_antonia_lagalinda
Teror ha perdido a una de sus más conocidas vendedoras de castañas tostadas. Antonia Déniz Torres, conocida por Antoñita 'la Galinda', falleció este miércoles 23 de mayo, a los 89 años de edad, después de una vida dedicada a tostar castañas durante más de 60 años, en el Mercadillo de Teror y en muchas fiestas. ¡Descanse en paz!


Antonia Déniz Torres empezó a los 21  con su tostadero de castañas en la Plaza del Pino y hasta los 81 años, que se tuvo que retirar por problemas de salud, fue uno de los personajes más fotografiados fiestas y finaos.

Mujer de energía desbordante y una gran vitalidad, fue toda una entidad en el Mercadillo de Teror. Además del puesto de castañas tostadas, Antonia tuvo durante muchos años un puesto de loza y objetos de artesanía en el mercadillo dominical. Pero al poco de fallecer su esposo, retiró el negocio.

Sin embargo, lo de las castañas no pudo con ella. Siempre decía: ¡Si me quitan las castañas, me muero!. En la zona de Triana, en Las Palmas de Gran Canaria, o en la Plaza del Pino de Teror, ahí estuvo Antonia durante décadas en la temporada de la castaña, de octubre a enero o febrero, los domingos, festivos y festividades especiales, encendiendo su tostador y poniendo en su mejor punto las castañas.

24_antonia_torres1


Le gustaba recordar que empezó con un caldero y una cuchara. "Fue al poco de casarme y había que sacar adelante a la familia. Las castañas las cogía en Osorio y en el Castañero Gordo y se vendían a perra, luego a real y a media peseta, hasta que llegó el euro. He trabajado mucho en la vida, pero es un trabajo que me gusta. Con las castañas me he comprado mi casa y he podido criar a mis 11 hijos”, explicaba.

Antonia venía de una familia de comerciantes arraigados al Mercadillo de Teror. Sin embargo, el puesto de castañas nació con ella y algunos de sus hijos mantuvieron la tradición. “Es una cosa muy bonita - manifiestaba Antonia. Es una tradición que hay que mantener, porque da mucha vida a las calles en invierno y en las ferias. El olor de las castañas en Navidad por las calles es algo maravilloso, que la gente aprecia y siempre te compran un paquetito”.

24_antonia_torres2
Copyright © 2010 Ayuntamiento de Teror. Todos los derechos reservados. C/ Padre Cueto, 2 – 35330, Teror / Tlf: 928 630 075/76 / Fax:928 630 855