Cultura

Títeres con Barullo presenta en el Auditorio el domingo su particular versión de la universal historia de “Pinocho”

titeres

El próximo domingo 11 de noviembre, el Auditorio de Teror enfila la recta final del presente año con el espectáculo infantil de Títeres Barullo, “Pinocho 2008”. El montaje de la citada compañía grancanaria integrada por Julián Torres y Efigenia Armas, se escenifica a las 12.00 horas en una función recomendada para niños y niñas mayores de cuatro años. 

En esta ocasión, Barullo formula una reinterpretación libre del famoso cuento de Carlo Collodi, otorgando al humilde carpintero Geppetto todo el protagonismo de la historia en vez de al famoso títere de madera que cobra vida inesperadamente, convirtiéndose en un niño travieso y desobediente. “En este caso será Geppetto el que cuente en primera persona todo lo que le sucedió.

Desde que su amigo el maestro Cereza le entrega un trozo de madera, hasta que Pinocho se convierte en un niño de verdad”, explica Efigenia Armas, una de las manipuladoras de Barullo, para quien este montaje “nos hace comprender la humanidad de cada uno de los personajes del popular cuento; el sentido del bien y el mal, así como la alegría y la tristeza y todos los sentimientos que somos capaces de sentir”.

El montaje infantil Pinocho fue estrenado en Mogán en el I Festival de Títeres de este municipio celebrado en diciembre de 2009.Para Efigenia Armas Pinocho “es una historia universal que prácticamente todo el mundo conoce y era una tentación representarla desde otro punto de vista… Escuchar a un padre contando con toda la bondad y ternura posible hablar de su hijo, aunque no exento de problemas”. Un argumento real como la vida misma.

PAPEL, GOMAESPUMA, MADERA, CARTÓN
En el montaje Pinocho 2008 que podrá disfrutarse en el Auditorio de Teror, Barullo emplea varios tipos de marionetas y títeres dependiendo de cada escena y cada necesidad. “Geppetto construye en escena su particular Pinocho para contar la historia… las sombras se utilizan para contar la historia de la ballena… muñecos manipulados por hilos son usados por el terrible Comefuego para engañar a Pinocho con la finalidad de que forme parte de su compañía… La zorra y el gato son títeres de guante”, comenta Efigenia Armas. Los materiales que utilizan para su confección son variados, también dependiendo del movimiento que vayan a realizar sobre la escena con cada una de ellas. Pueden ser de cartón, de papel, de gomaespuma y hasta de madera. 

A juicio de la manipuladora de Barullo, “aunque se considere un arte menor, el teatro de títeres es uno de los más complejos dentro de las artes escénicas. Desde que el titiritero piensa una historia y entra en su taller para la confección de los títeres, comienza un proceso de creación completísimo: Títeres, guiones, decorados, teatrito, escenografía… hasta que finalmente el titiritero manipulador, trasmite al muñeco su esencia actoral a través de su mano y su voz”, añade.Sobre la calidad de las propuestas escénicas infantiles que se producen en Canarias, los miembros de Barullo lo tienen claro: “en las Islas se hace muy buen teatro infantil, pero siempre nos encontramos con un problema debido al pequeño y fraccionado territorio en el que vivimos: cada año se nos piden nuevos montajes y para que un espectáculo esté bien terminado tiene que haber recorrido muchísimos escenarios, así que es muy difícil bordar cada nueva producción que se acomete”, lamenta Efigenia Armas.

La integrante de la compañía Barullo no cree que la progresiva tecnificación del ocio y del juego esté alejando a los niños del teatro. “En ningún caso.  Los niños siguen disfrutando con los espectáculos en vivo, donde pueden participar y ser casi parte del espectáculo. Los que tenemos más prejuicios somos los mayores que hablamos de “algo pasado de moda” y algunas veces por pura comodidad, los dejamos frente a una maquinita para nosotros poder sentarnos tranquilamente a descasar en un sillón”.

La compañía se plantea cada nueva producción con un exigente planteamiento: “Casi siempre que se piensa en un nuevo espectáculo, se piensa en las necesidades de los espectadores, tanto mayores como pequeños. El teatro de títeres nos da la posibilidad de acercarnos al público de una manera sencilla y cercana. Siempre buscamos que los niños entiendan y participen de estos actores de cartón como si fueran próximos a su propia historia. Todos hemos disfrutado de un espectáculo de títeres cuando éramos pequeños. La bruja haciendo siempre sus maldades y el héroe ganando todas las batallas; pero realmente, lo que ofrece un espectáculo de marionetas, son miles de posibilidades para enseñar, compartir ideas, experimentar y vivir dentro de este fantástico mundo”, añade.

TREINTA AÑOS CON TÍTERES

La compañía Barullo viene trabajando con títeres desde hace treinta años. Se han ocupado de la escenografía de sus numerosos espectáculos infantiles, realización de sus máscaras y títeres, guiones y todo lo que su fantástico mundo conlleva. Han colaborado con otras compañías como El pequeño teatro azul, La barraca itinerante de Aranjuez, Títeres Tejemaneje o El saco de Stromboli. “La tradición de la marioneta en esta isla no es lo suficientemente fuerte como para que exista una escuela donde aprender este arte. Casi todas las compañías profesionales que trabajamos en Gran Canaria somos autodidactas, realizamos nuestras propias marionetas y producimos nuestros propios espectáculos. “Títeres Barullo” se crea tras pasar por muchas compañías de teatro, hacer muchas colaboraciones e intentar aprender de cada momento y de cada persona que se cruzaba en su camino”, concluye Efigenia Armas.

Compartir en redes sociales