Festejos

La imagen de la Virgen del PIno baja hoy de su Camarín con el Manto de los Pinos

05_bajada-Virgen

La Iglesia abre el programa religioso de la festividad de Ntra. Sra. del Pino este miércoles 5 de septiembre con el tradicional acto de Bajada de la Imagen de la Virgen desde su Camarín hasta la nave principal de la Basílica, donde permanecerá hasta el 16 de septiembre cercana a los feligreses que se acerquen a Teror.

 

La Bajada de la Imagen de Ntra. Sra. del Pino, que tendrá lugar tras la misa de las 19:00 horas, es uno de los actos más emotivos que inicia el programa religioso de la Fiesta del Pino, congregando a miles de personas en la Basílica del Pino y exteriores.

 

Antiguamente, la Bajada se realizaba el 6 de septiembre y en ocasiones se ha realizado el día 4, pero su fecha habitual ha sido el 5 de septiembre. La tradición del descenso de la imagen de la Virgen del Pino desde el Camarín, en el altar mayor, se remonta al siglo XIX, realizándose por  la escalera de la sacristía. Pero desde la 1928 se viene haciendo como actualmente a través de un sistema mecánico de raíles y una decoración floral que aporta una gran emotividad y belleza al acto.

05_bajada-Virgen1

LA IMAGEN LUCE EL MANTO DE LOS PINOS

La imagen de la Virgen del Pino volverá este año a vestir el manto de Los Pinos, uno de los más antiguos que se conservan y que se le puso por última vez en 2014 y 2003. Los orígenes de este traje se remontan a septiembre de 1778, fecha en la que el rey Carlos III proponía al Obispado de Canarias al cisterciense Fray Joaquín Herrera de la Bárcena -llegaría a la isla unos meses más tarde- y consta que ese mismo año es el de la realización del llamado “Manto de los Pinos”, elaborado en tisú blanco (tela de seda entretejida con hilos de oro o plata), con pinos bordados en seda en colores verde y marrón.

Este brocado se confeccionó a mano en talleres valencianos y fue estrenado en la víspera del Corpus del año 1785, en la Bajada de la Virgen del Pino del 6 de abril al 8 de junio, por la falta de agua, el pulgón, la alhorra  y el temor a la llegada de la peste desde la costa de África. Desde entonces ha sido uno de los mantos más utilizados en la vestimenta de la Virgen hasta la década de 1980. Lo lució en muchas ocasiones, como en 1981 (por el Año Mariano y el Medio Milenio de la Aparición) o en 1983 (con motivo de los 200 años de la muerte del obispo donante) en que también fue trasladada al Convento del Císter de la Villa.

05_manto-pinos

Compartir en redes sociales