Cultura

El Trío “Nácares” ofrece un concierto con música de Turina Schubert y Shostakovich.

nacares

El Trío Nácares , formado por los músicos canarios Carlos Rivero y Natalia Falcón, y la rumana Stefana Ivan-Roncea, ofrecerán el próximo sábado 2 de abril un concierto con entrada libre en el Auditorio de Teror,a las 20.30 horas, con un repertorio de obras que van desde el luminoso romanticismo de Turina y Schubert, a los compases más contemporáneos y eclécticos de Shostakovich.

Los también miembros de la plantilla de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria Carlos Rivero al violonchelo, e Ivan-Roncea al violín, junto a la profesora de Música de Cámara en el Conservatorio Superior de Música de Canarias, la pianista Natalia Falcón, forman un conjunto que ha sabido posicionarse en los últimos años en la oferta de la programación clásica de la capital grancanaria. “Como grupo nos gustó desde los inicios el sonido de conjunto que extraíamos de nuestros instrumentos”, señala Natalia Falcón, quien añade que los instrumentos que integran su formación son habituales en la música de cámara.

“Existe mucha música escrita para este tipo de formación desde el clasicismo hasta nuestros días, y tanto el piano como el violín y el violonchelo empastan y se acoplan muy bien por la distinta tímbrica que posee cada uno de ellos”, señala Falcón. “A eso podemos añadir que existe un amplio y rico repertorio de calidad escrito donde elegir para esta formación que gusta tanto a intérpretes como al público”.

Natalia Falcón, que desde el año 1995 viene colaborando con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria con la que ha realizado diversas grabaciones discográficas, así como con la Orquesta Sinfónica de Las Palmas, se refiere a la dificultad añadida que posee el piano, un instrumento cuya calidad y características sonoras difiere mucho entre sí y que en muchas ocasiones no es habitual encontrar en los espacios culturales en los que llevan a cabo sus conciertos el Trío Nácares. Ello obliga a la pianista a realizar varias pruebas acústicas y ensayos con anterioridad a la cita acompañada de sus otros dos compañeros. “Suelo estudiar en mi propio piano y estoy acostumbrada a su sonoridad y calado. Cuando me enfrento a otro piano diferente en poco tiempo debo asimilar una serie de cambios, por eso es importante y deseable ensayar antes y probar las condiciones acústicas de las salas en las que se llevarán a cabo los conciertos”.

A juicio de Natalia Falcón, que interpreta habitualmente música para dos pianos con el pianista Sergio Alonso con el que ha realizado numerosos Conciertos Escolares, la capital grancanaria está dotada de buenos espacios para el desarrollo de conciertos de música de cámara. Desde la nueva sala anexa multidisciplinar del Auditorio Alfredo Kraus al salón de actos del Paraninfo de la ULPGC, pasando por el Salón Dorado del Gabinete Literario, CICCA o la Fundación Mapfre, son salas en las que se programa música “aunque lo deseable para el público y los artistas canarios es que se hiciera con más frecuencia”, puntualiza “aunque nos consideramos afortunados porque solemos trabajar bastante cada uno por separado”.

Por su parte, el violonchelista Carlos Rivero ha sido profesor de varias escuelas de música de la isla y de la academia de música de dicha orquesta, lo cual compagina con una amplia actividad camerística con diversos grupos y formaciones como el Cuarteto Ornati o el Trío Chromos. Entre sus grabaciones se encuentran dos compactos para Crystal Records, uno con el grupo de música de cámara Isola Ensemble con música de siglo XIX y otro con el trío Chromos (trompeta, cello y piano) con música del siglo XX. También ha grabado piezas para violoncello y orquesta de cámara en la colección La creación musical en Canarias con el sello RALS, para el que actualmente está grabando un nuevo CD con obras de compositores canarios.

La violinista rumana Stefana Ivan-Roncea también forma parte de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, aunque ha tocado en otras formaciones como la Orquesta de Cámara Lyceum de Rumanía, la Sinfónica de Guernsey o la Orquesta de Cámara Cimera, entre otras.

Compartir en redes sociales