Vías y Obras

El tráfico de la Calle Nueva se desvía a partir de este martes por la calle Herrería y Aldea Blanca

Debido a la obra de remodelación del firme, se cierra al tráfico otro tramo en la Calle Nueva entre Herrería y La Cal. Durante esta semana también permanece cerrado el tramo de Pérez Villanueva.

A partir de este martes 18 de enero, el tráfico de la Calle Nueva se desviará por la calle Herrería, Aldea Blanca y Santa María, para acceder a la Avda. Venezuela. Con motivo del inicio de las obras de remodelación del firme de la Calle Nueva y Pérez Villanueva, se cerrará a partir de las 8 de la mañana de este martes otro tramo, entre las calles Herrería y La Cal. Al mismo tiempo, el tramo de Pérez Villanueva permanecerá cerrado también esta semana, hasta finalizar los trabajos de canalización de alumbrado.

La ejecución de la obra de la  Calle Nueva y Pérez Villanueva para sustituir el adoquinado de la rodadura por asfalto se inició el pasado 10 de enero con los trabajos de preparación y delimitación de los accesos peatonales, desvío del tráfico rodado y acondicionamiento temporal de estacionamientos especiales.

La ejecución de la obra se realiza por partes en tres tramos, para evitar mayores molestias al tráfico rodado, a los establecimientos de la zona y a la vecindad, ya que se trata de la principal vía que atraviesa el Casco urbano.

Una vez finalizado el tramo de la calle Pérez Villanueva, se abrirá al tráfico, continuando la obra entre Herrería y La Cal, y finalmente se ejecutará el tramo entre Herrería e Isaac Domínguez. El periodo de ejecución de toda la obra está previsto que se realice en menos de tres meses.

El Ayuntamiento de Teror invertirá en este proyecto un presupuesto de 238.542,06 € (incluido IGIC), financiados a través del Plan de Inversiones del Cabildo de Gran Canaria.

La actuación, que se llevará a cabo a través de la empresa Lopesan, consistirá en la sustitución del adoquinado de cantería de la Calle Nueva por un plano de rodadura con asfalto decorativo para facilitar el desarrollo funcional de la vía, la colocación del mobiliario urbano necesario para dar servicio y segregar el tránsito y la sustitución del alumbrado público.

Previo al extendido de la nueva capa de rodadura se realizará el replanteo y levantamiento topográfico de los registros de todos los servicios que se puedan verse afectados por la intervención.

Una vez realizado el replanteo de servicios y los cortes en los encuentros con las calles transversales, se procederá a la demolición con recuperación de material del adoquinado de la calle para su posterior colocación en la Plaza Teresa Bolívar; demolición de la cenefa que separa la zona de rodadura de la peatonal; ejecución de capa de rodadura con asfalto decorativo; colocación de instalaciones necesarias la sustitución del alumbrado público; colocación de mobiliario urbano y limpieza.

Desde la década de 1940, la Calle Nueva ha sido la vía que ha vertebrado el crecimiento del Casco de Teror desde su creación y que ejerce desde entonces de circunvalación del núcleo urbano. En 2002 la vía fue remodelada dentro del Plan Director del Casco Histórico, con el objetivo de reducir la presencia de vehículos aparcados a lo largo de todo el recorrido y conseguir una mayor agilidad de tráfico rodado, segregando el tránsito peatonal en la calle con un tratamiento diferenciado de la superficie adoquinada a lo largo de la rodadura, frente a la banda de separación y las losetas de las aceras.

El deterioro de la rodadura adoquinada del vial ha supuesto un incremento notable del impacto acústico, tanto diurno como nocturno, sobre las edificaciones colindantes a la Calle Nueva, que sobrepasa el umbral máximo deseado, lo que se trata de evitar con el nuevo pavimento asfáltico.

 

 

Compartir en redes sociales