Urbanismo

El Ayuntamiento exige al Obras Públicas que cumpla los plazos de adjudicación de la mejora de la GC-21

GC-21-curva

GC-21-curvaLa alcaldesa, Isabel Guerra, se sorprende del retraso anunciado por el consejero insular, Angel Víctor Torres, y le preocupa la repercusión económica que esto tiene, ya que las empresas del municipio están cansadas de esperar por la mejora de la carretera.
El Ayuntamiento de Teror exige a la Consejería de Obras Públicas del Cabildo de Gran Canaria que se cumplan los plazos de adjudicación de la obra de acondicionamiento de la GC-21, desde Piletas al Viaducto, tal como estaba previsto. Ante el anuncio del consejero insular del área, Ángel Víctor Torres, del retraso de la obra, la alcaldesa de Teror, Isabel Guerra, considera que “es una falta de respeto hacia los terorenses y me preocupa seriamente la repercusión económica que esto tiene, ya que hay muchas empresas del municipio cansadas de esperar por esta mejora y si se marchan de Teror se podrían perder muchos puestos de trabajo”.

 

La alcaldesa se ha manifestado sorprendida por las declaraciones del consejero insular realizadas a los medios de comunicación, anunciando el retraso de la obra debido a la expropiación de los terrenos, sin haberlo comunicado antes al Ayuntamiento de Teror. Isabel Guerra lamenta que “tras tantos años de espera y siendo anunciado el pasado año que el Cabildo destinaría 6,7 millones de euros en el acondicionamiento de la vía tras ser aprobado el proyecto, Teror tenga que seguir soportando más tiempo los problemas de seguridad que tiene la carretera, y de los problemas de comunicación para las empresas ubicadas en el municipio, así como los propios ciudadanos que tienen que transitarla diariamente”.

 

La primera edil no descartó instar a la movilización de la Plataforma de mejora de la Carretera, para apoyar la reivindicación del Ayuntamiento de agilizar los trámites del inicio de la obra. “No voy a permitir que por las deficiencias en la gestión del consejero de Obras Públicas sigamos soportando una carretera del siglo XIX, con las consecuencias económicas que esto tiene en la pérdida de puestos de trabajo”

 

El consejero de Obras Públicas del Cabildo informó en julio de 2015 a la alcaldesa de Teror que el proyecto de acondicionamiento de la GC-21, con un presupuesto de 6,7 millones de euros, estaba entre sus prioridades y que ya se encontraba en fase de expropiación de los terrenos, previendo que antes de finalizar 2015 estarían disponibles. Sin embargo, en los presupuesto de 2016 no se incluye esta obra entre las inversiones de carreteras.

Compartir en redes sociales