Miércoles, 18 octubre 2017
Teror Turismo Qué visitar Otros lugares de interés
Agrandar texto Resetear texto Disminuir texto
Otros lugares de interés
<< Volver
Espacios Naturales Dentro del sistema montañoso, Teror cuenta con parajes de especial encanto paisajístico, especialmente por su vegetación y relieve. Entre ellos hay que destacar la Finca de Osorio y el espacio protegido de Pino Santo, además del Lomo de Las Julianas, en San Isidro, el Lomo Gallego, en Arbejales, la Hoya Alta, visible en la trasera de la Basílica con su "Cruz del Siglo", y barrancos como el de Madrelagua, el Barranco del Pino o el Barranco de Molineta Una de las formaciones geológicas más curiosas se encuentra en el barrio de El Ojero, donde La Agujerada ofrece un toque de distinción al relieve montañoso de la zona.
Las Fuentes Teror siempre ha sido famosa por sus abundantes y excelentes aguas y por la riqueza de fuentes y manantiales. Son muchas las referencias históricas que nos dan cuenta de este hecho en el pasado, como la del historiador Jose Viera y Clavijo, que en el siglo XVIII enumeró casi doscientas fuentes y manantiales. Incluso hay quienes defienden que el topónimo "Teror" significa "lugar de aguas". Aunque la mayoría han desaparecido debido a la perforación incontrolada de pozos al costado de los barrancos en épocas pasadas, y al descenso de las lluvias en las últimas décadas, actualmente el municipio conserva algunos de estos nacientes, como las fuentes o chorros de San Isidro, de Las Rosadas, del Borbullón o El Laurelar.
La Fuente Agria Es el manantial que mayor fama ha dado al municipio a lo largo de su historia por sus excelentes aguas minero-naturales. Está situado en el Barranco de Teror, a menos de un kilómetro del Casco Histórico, y en el mismo camino de mar a cumbre. Durante siglos, el agua de la Fuente ha abastecido a varias generaciones de terorenses, y ha sido una de las principales riquezas naturales del municipio. Todavía son muchos los vecinos de Teror que se acercan al manantial a buscar agua con sus garrafas y botellas. Sin embargo también son muchos los que por comodidad prefieren comprarla embotellada por la empresa municipal, que desde 1982 gestiona directamente la comercialización de los sobrantes de agua en beneficio del pueblo de Teror. En varias ocasiones el agua de la Fuente ha recibido importantes distinciones por sus propiedades y en 1928 fue declarada de Utilidad Pública dentro del grupo de aguas minero medicinales. En 1916 se acondicionó los exteriores de la Fuente con el frontis de cantería, que muestra al manantial como un monumento de la naturaleza.
Fuente de Santa María Otra de las fuentes con historia es la de Santa María. Este naciente estaba ubicado en la esquina entre la Calle Aldea Blanca y Santa María, y abasteció de agua potable a los vecinos del Casco durante siglos. Actualmente el aprovechamiento de sus aguas está canalizado y en el lugar cercano a donde estuvo el manantial se encuentra una placa de reconocimiento a lo importante que fue este naciente para los habitantes de Teror.
Chorro de San Isidro En el mismo núcleo de San Isidro, junto al camino real de San Bartolomé a Teror y en la orilla de la carretera general, se encuentra uno de los muchos nacientes que tuvo esta zona. A principios del siglo XX se acondicionó los exteriores de la Fuente con un banco y un frontis de cerámica, por iniciativa de los propios vecinos.
Puente del Molino Está situado en la carretera de Las Palmas a Teror, a unos dos kilómetros del Centro Histórico. Es el puente más antiguo que se conserva en la isla de Gran Canaria.

El Puente del Molino de Abajo -así conocido porque junto a él se ubica un antiguo molino de agua del siglo XVII- fue construido entre 1824 y 1828, costeado por la Mayordomía del Pino y la colaboración del vecindario.

La construcción del puente supuso una importante mejora en la comunicación de Teror con la capital de la isla y los barrios del municipio situados al otro lado del cauce del Barranco del Pino. La carretera hasta la capital se construiría unos años más tarde, entre 1882 y 1895.

Miradores Está La formación montañosa del municipio permite disponer de varios miradores naturales, desde los que se divisan hermosos paisajes. Aunque Teror no tiene costa, algunos de esos miradores dejan ver la lejanía del mar. Las mejores vistas son las que nos enseñan el Casco histórico desde lo alto.

En coche, podemos acceder por la carretera que lleva a Valleseco hasta el Mirador de Vuelta de los Pájaros, a unos 800 m. sobre el nivel del mar, y desde donde se divisa todo el Valle de Teror. En los días despejados incluso se puede ver la costa. En la carretera hacia San Mateo, podemos ver otra vista del Casco desde el Mirador Lomo Verdugo. Otra espléndida visión del núcleo urbano de Teror la tenemos desde el barrio de El Faro. Si seguimos esta carretera hasta Arbejales, nos encontramos con unas vistas maravillosas con barracos profundos.

A lo largo de la carretera desde Las Palmas de Gran Canaria a Teror se encuentran varios miradores, situados en la zona de El Hornillo y Miraflor. Desde ellos se contemplan muy buenas vistas del Barranco de Teror y de las cuevas de Guanchía. Si te animas a caminar en el municipio, puedes acceder a pie a otros miradores privilegiados, como son la montaña de la Hoya Alta, el Pico de Osorio, el Pico de Pino Santo o la Montaña del Gallego.


TwitterFacebookFlickrYoutube Noticias
Copyright © 2010 Ayuntamiento de Teror. Todos los derechos reservados. C/ Padre Cueto, 2 – 35330, Teror / Tlf: 928 630 075/76 / Fax:928 630 855